1. Cremor tártaro, 100 gr
  2. Bicarbonato de sodio, 50 gr
  3. Fécula de mandioca, 25 gr

Utensilios

  1. Recipientes para mezclar, 2
  2. Colador de malla fina o tamiz
  3. Frasco de vidrio o  cerámica con tapa

Elaboración

  1. Mezclar los tres polvos en un recipiente.
  2. Tamizarlos.
  3. Guardarlo en el frasco, herméticamente (en lo posible que no le quede aire entre el polvo de hornear y la tapa).
  4. Conservarlo a temperatura ambiente.

Referencias
https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2014/09/27/toxicidad-de-aluminio-y-el-alzheimer.aspx
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21157018

Por qué tomarnos el trabajo de elaborarlo en casa cuando podríamos conseguirlo fácilmente en una tienda?

Muchos polvos de hornear comercializados en la actualidad, contienen entre sus ingredientes sulfato de aluminio.

El ingreso de aluminio al organismo está asociado a toxicidad cerebral, o en otras palabras, su consumo resulta neurotóxico. Es esta la principal razón por la cual, personalmente, elijo evitar este tipo de productos, pero además, quiero remarcar que suelen contener derivados del maíz, cereal muy fumigado con productos como el glifosato, además de ser un cereal transgénico.

Sin más, vamos a la receta.

Ingredientes

  1. Cremor tártaro, 100 gr
  2. Bicarbonato de sodio, 50 gr
  3. Fécula de mandioca, 25 gr

Utensilios

  1. Recipientes para mezclar, 2
  2. Colador de malla fina o tamiz
  3. Frasco de vidrio o  cerámica con tapa

Elaboración

  1. Mezclar los tres polvos en un recipiente.
  2. Tamizarlos.
  3. Guardarlo en el frasco, herméticamente (en lo posible que no le quede aire entre el polvo de hornear y la tapa).
  4. Conservarlo a temperatura ambiente.

Referencias
https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2014/09/27/toxicidad-de-aluminio-y-el-alzheimer.aspx
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21157018

Shares