Ingredientes, para 2 porciones

  1. Jugo de mandarinas y naranja, 1 taza (por lo general éste proviene de 2 mandarinas y media naranja)
  2. Pulpa de los cítricos exprimidos
  3. Agua hirviendo, 1/2 taza
  4. Gelatina sin sabor, 7 gr
  5. Miel, 1 cdita
  6. Opcionales: 4 hojitas de menta fresca, 1 cdita de semillas de chía y 1 cdita de bayas de goji o pasas de arándanos. La media taza de agua hirviendo podemos reemplazarla por media taza de infusión de menta o peperina.

Nota: para aquellos paladares que aún necesitan un nivel convencional de  dulzor, ponerle 2 cditas de miel las primeras veces, e ir bajando dicha cantidad paulatinamente. (Personalmente, encuentro innecesaria la adición de endulzante alguno).

Utensilios y Artefactos

  1. Jarrito o pava, para calentar el agua
  2. Exprimidor manual o eléctrico
  3. Tenedor
  4. Minipimer y envase profundo para procesar
  5. Colador, en caso de hacer infusión
  6. Bols individuales, 2
  7. Heladera

Elaboración

  1. Calentar el agua al punto de ebullición. Si vamos a hacer una infusión, colocar una cdita de las hojas elegidas en el mismo recipiente que está el agua, y dejar macerar unos 20 minutos. Luego, colar. Disolver allí la gelatina, agregándola de a poquito y revolviendo con entusiasmo con el tenedor. (Si no vamos a hacer infusión, simplemente tener lista el agua caliente). Agregar la miel e integrarla. Volcar en el recipiente donde procesaremos con la minipimer.
  2. Hacer el jugo, sumarlo al recipiente donde procesaremos y agregar la pulpa (sin semillas). En caso de utilizar las hojas de menta fresca, sumarlas.
  3. Procesar brevemente (con minipimer), hasta que todo esté integrado.
  4. Si vamos a agregar las bayas y la chia, lo haremos ahora.
  5. Llenar los bols, y refrigerar al menos 4 horas antes de servir.

En este caso, no tienen ningún agregado.

La Gelatina

Las cocinas ancestrales, incluían de forma habitual los valiosos nutrientes que nos aporta la gelatina. Esta sana costumbre se ha ido diluyendo con el correr del tiempo. Entre los beneficios que nos brinda su consumo frecuente: mejora la digestión, a través de ir sellando la mucosa intestinal (la cual tiende a volverse más permeable como consecuencia de la dieta moderna, y así promover la aparición de un sinfín de enfermedades crónicas). También mejora notablemente el estado de la piel, uñas y cabello, como también la salud de las articulaciones (todo esto gracias a la presencia del colágeno).

Referencias

http://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2014/01/04/beneficios-del-caldo-de-pollo.aspx, https://www.evamuerdelamanzana.com/gelatina-por-que-deberias-de-tomarla/, http://megustaestarbien.com/2011/05/31/gelatina-%C2%BFun-medicamento-antiinflamatorio/

Shares